Bienes raíces, concepto

Las Bienes raíces, en sentido amplio, son la tierra y todo aquello que esté unido a ésta: solares, edificaciones, fábricas, etc., que son objeto de transacciones en el mercado inmobiliario. Los bienes raíces pueden arrendarse, traspasarse, cederse o venderse entre individuos, empresas, organizaciones caritativas, religiosas, educativas, fideicomisarios y, en general, entre cualquier persona jurídica reconocida como tal por la ley.

Las restricciones relativas a la venta de bienes raíces afectan a menores, personas discapacitadas y algunas corporaciones, y, en un sentido más amplio, son relevantes en aquellos casos en los que la ley establezca alguna incapacidad. En algunos supuestos es necesario acudir a tribunales competentes para autorizar la venta; en otros será el tutor o el fideicomisario el que tome la decisión.

Lo normal es que los bienes raíces se adquieran por compra-venta, donación o herencia. Cuando se adquieren a través de una compra-venta el vendedor entrega a cambio al comprador una escritura en la que aparece la descripción de la propiedad transmitida; para poder asentarla en el Registro de la propiedad tiene que elevarse a escritura pública, a través de un notario que dé fe de la transmisión.

Por lo común, antes de formalizar la venta mediante escritura, el vendedor y el comprador redactan un contrato, y el comprador abona una cantidad de dinero como señal y adelanto del precio acordado por las partes. El comprador verifica, por sí mismo o contratando a un abogado, que el vendedor tiene plenos derechos sobre la propiedad y que ésta no tiene cargas. En este caso, se cerrará la venta y la propiedad pasará al comprador cuando éste desembolse la totalidad del precio convenido.

Cuando el propietario muere intestado, es decir, sin hacer testamento, la propiedad del bien raíz pasará directamente a sus herederos legales; si, por el contrario, el propietario había redactado un testamento, la propiedad pasará a aquellas personas que haya designado como sus herederos. Para la transmisión de bienes raíces por donación a la Iglesia, instituciones educativas o entidades benéficas, basta la cesión de la escritura.

La posesión completa y absoluta de un bien raíz se define en derecho como la posesión de la plena propiedad que permite a su poseedor el disfrute absoluto y libre de condiciones de un bien. La plena propiedad es la forma más común de propiedad de las casas privadas, los edificios de apartamentos y oficinas, y las fábricas.

Multipropiedad

La multipropiedad, figura jurídica que tuvo su auge en la década de 1990, implica que un mismo apartamento puede ser propiedad de varios individuos durante un periodo de tiempo limitado (una semana, quince días o un mes al año).

La multipropiedad también se refiere a urbanizaciones en las que existen jardines e instalaciones comunitarias. El comprador de una parcela posee a su vez una parte proporcional de las instalaciones comunes, y paga una parte proporcional de los impuestos más una cuota mensual para su conservación y mantenimiento. Al vender su propiedad transfiere, mediante escritura, tanto la de su apartamento como su parte proporcional de las instalaciones comunitarias.

Propiedad Cooperativa

En el caso de la propiedad cooperativa, todo el inmueble, apartamentos e instalaciones comunes incluidos, pertenecen a una corporación. El comprador de un apartamento está, de hecho, adquiriendo acciones de la corporación; además del certificado de accionista, el miembro de la corporación recibe un contrato en el que aparece como usufructuario.

Cada miembro de la corporación paga una renta fija, que sirve para amortizar la hipoteca, las primas del seguro y los gastos de conservación y mantenimiento de las instalaciones. En caso de venta, el propietario vende su parte a la corporación, que podrá extender un nuevo certificado al nuevo comprador. Esta forma de propiedad puede variar según los países, pues algunos tienen legislaciones especiales sobre la materia.

Además de la plena propiedad, la posesión de un bien raíz puede ser interesante para poder alquilar, hipotecar o utilizar la propiedad para avalar un préstamo.

 

 Artículos Relacionados
 
 

 

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras