Química inorgánica

Es el campo de la química que estudia las reacciones y propiedades de los elementos químicos y sus compuestos, excepto el carbono y sus compuestos, que se estudian en la química orgánica. Históricamente la química inorgánica empezó con el estudio de los minerales y la búsqueda de formas de extracción de los metales a partir de los yacimientos.

La química inorgánica resulta demasiado heterogénea para constituir una materia de estudio adecuada. En algunos planes de estudio se confunde la asignatura de química inorgánica con la química general. La materia de esta asignatura incluye las leyes elementales de la química con sus símbolos y nomenclatura, y una introducción a los métodos experimentales aplicados en química, incluidas las prácticas de laboratorio propias de la química experimental.

Los alumnos aprenden conceptos como valencia, ionización, reactividad, átomo o la teoría cinética de los gases, y se le presta una atención especial a las propiedades y reacciones de las sustancias en disoluciones acuosas. Una mayor comprensión del comportamiento químico de los elementos y de los compuestos inorgánicos ha permitido desarrollar una gran variedad de técnicas de síntesis y ha posibilitado el descubrimiento de nuevas sustancias inorgánicas.

La química inorgánica moderna se entrecruza con otros campos científicos como la bioquímica, la metalurgia, la mineralogía, la química orgánica, la química física y la física del estado sólido. Los metales, los halógenos y el silicio han sido tradicionalmente objeto de estudio de los químicos inorgánicos. Desde la II Guerra Mundial, la química del boro ha tenido un rápido desarrollo por su similitud con el carbono y el silicio. Por ejemplo, el boro forma enlaces covalentes consigo mismo y con otros elementos determinados, de modo muy semejante a como lo hacen el carbono y el silicio.

► Investigaciones Recientes

En la química de los metales, la síntesis de compuestos organometálicos y de coordinación, así como el estudio de sus propiedades químicas y físicas, han atraído el interés de los químicos en las tres últimas décadas. Los compuestos organometálicos son moléculas orgánicas que contienen al menos un átomo de un metal enlazado a un átomo de carbono. Un ejemplo conocido de esta clase de sustancias es el tetraetilplomo, que se añade como antidetonante a la gasolina en los motores de combustión interna. Otros compuestos organometálicos son los catalizadores utilizados en la fabricación de plásticos y en numerosas reacciones de síntesis orgánica.

Las moléculas de los compuestos de coordinación se caracterizan por tener un átomo metálico central rodeado de átomos no metálicos o grupos de átomos, llamados ligandos, a los que aquél se encuentra unido. Ejemplos de esta clase de compuestos son la mayoría de los tintes y pigmentos, como la sal de Zeise.

Otras ramas de la química inorgánica son la química del estado sólido, que se ocupa, entre otras materias, de la química de los semiconductores; la química de la cerámica; la química de alta temperatura y presión; la geoquímica y la química de los elementos transuránicos, de los actínidos y de los lantánidos.

► Nomenclatura

Los compuestos binarios inorgánicos contienen dos elementos diferentes y se denominan con el nombre del elemento menos metálico terminado en -uro seguido del nombre del elemento más metálico. Se formula al revés, primero se escribe el símbolo del elemento más metálico y a continuación el símbolo del menos metálico. Por ejemplo, NaCl, cloruro de sodio; CaS, sulfuro de calcio; MgO, óxido de magnesio, y SiN, nitruro de silicio.

Cuando la relación atómica es distinta de 1:1, suele añadirse un prefijo al nombre: CS2, disulfuro de carbono; Ge, Cl4, tetracloruro de germanio; SF6, hexafluoruro de azufre; NO2, dióxido de nitrógeno, y N2, O4, tetróxido de dinitrógeno. Muchos grupos de elementos deben sus nombres a los iones que forman: nitrato, NO3-; sulfato, SO42-, y fosfato, PO43-. El sufijo -ato indica generalmente la presencia de oxígeno. El ion positivo NH4+ se denomina amonio, como en NH4, Cl, cloruro de amonio, o (NH4)3PO4, fosfato de amonio.

Existen normas para denominar compuestos más complicados, pero en muchos casos reciben nombres triviales o comunes (por ejemplo, Na2, B4, O7·10, H2O, bórax) o nombres patentados (hexametafosfato de sodio, calgón). Estos nombres fuera de las reglas generales pueden ser útiles y de fácil uso, pero suelen ser difíciles de interpretar.

La tabla siguiente recoge los nombres y fórmulas de los iones inorgánicos poliatómicos más comunes. Éstos forman compuestos combinándose de tal modo que la carga neta de toda la molécula es cero. La suma de las cargas de los iones positivos es igual a la suma de las cargas de los iones negativos. Cuando los compuestos se forman a partir de disoluciones acuosas se obtienen los denominados hidratos, que contienen moléculas de agua, como es el caso del bórax, que en realidad es el tetraborato disódico decahidratado.

En la tabla, el sufijo -ito indica la existencia de un número menor de átomos de oxígeno que en el ion -ato correspondiente, y con el prefijo hipo- empleado con el sufijo -ito, se expresa una cantidad aún menor. El prefijo per- indica más número de átomos de oxígeno, o una carga negativa menor, que el ion -ato correspondiente.

 

 Artículos Relacionados
 
 

 

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras