La Astronomía, concepto y definición  

Es la ciencia que estudia los cuerpos celestes del universo la formación y desarrollo de este mismo, y se relaciona con la física mediante la astrofísica, la química mediante la astroquímica y la biología con la astrobiología, proviene del griego άστρον (astron) y νόμος (nomos) que significa "ley de los astros" y nace casi al mismo tiempo que la humanidad.

 

Índice

 

► Concepto e Introducción a la Astronomía

La Astronomía,  es la ciencia que se ocupa de los cuerpos celestes del Universo, incluidos los planetas y sus satélites, los cometas y meteoroides, las estrellas y la materia interestelar, los sistemas de estrellas llamados galaxias y los cúmulos de galaxias.

La astronomía moderna se divide en varias ramas: astrometría, el estudio mediante la observación de las posiciones y los movimientos de estos cuerpos; mecánica celeste, el estudio matemático de sus movimientos explicados por la teoría de la gravedad; astrofísica, el estudio de su composición química y su condición física mediante el análisis espectral y las leyes de la física, y cosmología, el estudio del Universo como un todo.

Desde la más remota antigüedad, el ser humano ha vuelto sus ojos admirado hacia los cielos intentando descifrar los secretos que el mundo de los astros alberga, las explicaciones de los fenómenos celestes han abundado, por tanto; desde la prehistoria, pasando por las culturas de la antigüedad clásica hasta nuestros días, si bien las primeras explicaciones se basaban en mitos y leyendas más o menos fantasiosas y las actuales se fundamentan en resultados obtenidos por ramas de la ciencia moderna tales como la física, astrofísica y la cosmología.

Esta ciencia cuyo carácter es inminentemente observacional, dada la imposibilidad de experimentar directamente con los cuerpos celestes, se sirve de una serie de instrumentos, entre los cuales destacan los telescopios, los radiotelescopios y los telescopios espaciales, que permiten captar las diferentes radicaciones procedentes de les espacio y determinar de este modo la composición y el comportamiento de los cuerpos celestes que pueblan todas regiones del espacio visible.

La Astronomía estudia las leyes que rigen el movimiento de los cuerpos celestes, la estructura y evolución de las estrellas, planetas, galaxias y otros objetos estelares, valiéndose de herramientas como los telescopios, los radiotelescopios y los telescopios espaciales, debido a esto es una de las pocas ciencias que en la actualidad permite la participación de sus aficionados.

Gracias a la astronomía la humanidad ha logrado algunos de sus mayores hitos científicos y técnicos de las eras recientes, como los viajes interespaciales, el posicionamiento de la Tierra dentro de la galaxia, o la observación detallada de las atmósferas y superficies de los planetas del Sistema Solar.

 

En conclusión, podemos decir que la astronomía es una ciencia que se ocupa del estudio de los cuerpos celestes del Universo, incluidos los planetas y sus satélites, los cometas y meteoroides, las estrellas y la materia interestelar, los sistemas de estrellas llamados galaxias y los cúmulos de galaxias y esta a su vez se divide en varias ramas:

  1. Astrometría: el estudio mediante la observación de las posiciones y los movimientos de estos cuerpos
  2. Mecánica celeste: el estudio matemático de sus movimientos explicados por la teoría de la gravedad.
  3. Astrofísica: el estudio de su composición química y su condición física mediante el análisis espectral y las leyes de la física
  4. Cosmología: el estudio del Universo como un todo.
 

 

► Nacimiento de la Astronomía Moderna

La astronomía surge desde que la humanidad dejó de ser nómada y se empezó a convertir en sedentaria; luego de formar civilizaciones o comunidades empezó su interés por los astros. Desde tiempos inmemorables se ha visto interesado en los mismos, estos han enseñado ciclos constantes e inmutabilidad durante el corto periodo de la vida del ser humano lo que fue una herramienta útil para determinar los periodos de abundancia para la caza y la recolección o de aquellos como el invierno en que se requería de una preparación para sobrevivir a los cambios climáticos adversos.

Todas las grandes culturas de la antigüedad, desde la babilónica hasta las precolombinas, disponían de registros astronómicos importantes, que sirvieron de base para la creación de calendarios, como los solares, lunares y lunisolares, la regularidad de ciertos fenómenos celestes, sobre todo los que se aprecian con dificultad a simple vista, ha inducido a la humanidad desde tiempos remotos a considerar el cielo como un reloj que ha marcado los grandes ritmos de la actividad humana.

La introducción del uso del telescopio pro Galileo Galilei supuso un gran avance para la astronomía, gracias a las invenciones de Nicolás Copérnico y Galileo, se consideró que la tierra no era el centro del universo, pero, aunque se habían precisado la posición y el movimiento de los planetas en torno al sol, las estrellas seguían siendo cuerpos lejanos, la determinación de la forma de las orbitas planetarias por Johannes Kepler, sobre la base de miles de datos observacionales recogidos por Tycho Brahe, y la formulación de la ley gravitacional por Isaac Newton.

Como reflejo de ello, el filósofo y sociólogo Auguste Comte afirmo que en la astronomía hay que limitarse a los fenómenos geográficos y mecánicos, luego los matemáticos se ocuparan de reducirlos a teorías generales, toda tentativa de profundizar en este campo será vana. Los cuerpos que desde nuestra visión solo se pueden explorar desde lejos, podrán ser estudiados únicamente según la extensión y el movimiento.

A finales del siglo XIX se descubrió que, al descomponer la luz del Sol, se podían observar multitud de líneas de espectro (regiones en las que había poca o ninguna luz). Experimentos con gases calientes mostraron que las mismas líneas podían ser observadas en el espectro de los gases, líneas específicas correspondientes a diferentes elementos químicos. De esta manera se demostró que los elementos químicos en el Sol (mayoritariamente hidrógeno) podían encontrarse igualmente en la Tierra. De hecho, el helio fue descubierto primero en el espectro del Sol y solo más tarde se encontró en la Tierra, de ahí su nombre.

Durante el siglo XX se han construido telescopios de reflexión cada vez mayores. Los estudios realizados con estos instrumentos han revelado la estructura de enormes y distantes agrupamientos de estrellas, denominados galaxias, y de cúmulos de galaxias. En la segunda mitad del siglo XX los progresos en física proporcionaron nuevos tipos de instrumentos astronómicos, algunos de los cuales se han emplazado en los satélites que se utilizan como observatorios en la órbita de la Tierra.

Estos instrumentos son sensibles a una amplia variedad de longitudes de onda de radiación, incluidos los rayos gamma, los rayos X, los ultravioletas, los infrarrojos y las regiones de radio del espectro electromagnético.

Los astrónomos no sólo estudian planetas, estrellas y galaxias, sino también plasmas (gases ionizados calientes) que rodean a las estrellas dobles, regiones interestelares que son los lugares de nacimiento de nuevas estrellas, granos de polvo frío invisibles en las regiones ópticas, núcleos energéticos que pueden contener agujeros negros y radiación de fondo de microondas, que puede aportar información sobre las fases iniciales de la historia del Universo.

 

 

 Artículos Relacionados
 
 

 

Articulo Redactado por: Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de EspacioHonduras, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad a las futuras generaciones. #kilotapias #espaciohonduras