Descubierta por Georg Ohm en 1827, la resistencia eléctrica tiene un parecido conceptual con la fricción en la física mecánica. La unidad de la resistencia en el Sistema Internacional de Unidades es el ohmio (Ω). Y es la propiedad de algunos materiales que presentan dificultad u oposición al paso libre de los electrones en un circuito eléctrico. 

 

La resistencia de un conductor depende directamente de dicho coeficiente, además es directamente proporcional a su longitud (aumenta conforme es mayor su longitud) y es inversamente proporcional a su sección transversal (disminuye conforme aumenta su grosor o sección transversal). 

 

Normalmente los electrones tratan de circular por el circuito eléctrico de una forma más o menos organizada, de acuerdo con la resistencia que encuentren a su paso. Mientras menor sea esa resistencia, mayor será el orden existente en el micromundo de los electrones; pero cuando la resistencia es elevada, comienzan a chocar unos con otros y a liberar energía en forma de calor. Esa situación hace que siempre se eleve algo la temperatura del conductor y que, además, adquiera valores más altos en el punto donde los electrones encuentren una mayor resistencia a su paso.

La Resistencia es la propiedad de un objeto o sustancia que hace que se resista u oponga al paso de una corriente eléctrica. La resistencia de un circuito eléctrico determina —según la llamada ley de Ohm— cuánta corriente fluye en el circuito cuando se le aplica un voltaje determinado. La unidad de resistencia es el ohmio, que es la resistencia de un conductor si es recorrido por una corriente de un amperio cuando se le aplica una tensión de 1 voltio. La abreviatura habitual para la resistencia eléctrica es R, y el símbolo del ohmio es la letra griega omega, Ω. En algunos cálculos eléctricos se emplea el inverso de la resistencia, 1/R, que se denomina conductancia y se representa por G. La unidad de conductancia es siemens, cuyo símbolo es S. Aún puede encontrarse en ciertas obras la denominación antigua de esta unidad, mho.

En resumen, podemos decir la resistencia es la oposición al paso libre de los electrónes en un circuito eléctrico, y esta oposición varia por la longitud y grosor del conductor, o mejor dicho por su volumen, dicha oposición crea calor al oponerse al flujo de la corriente eléctrica. 

 

Entre mayor es la resistencia eléctrica en un conductor, menor es la intensidad de corriente que pasará por este, al realizarse este efecto obtenemos que los conductores se calientan por eso según se la cantidad de corriente, así deberá ser el groso del cable conductor. Según la ley de Ohm la fórmula para calcular la resistencia eléctrica en un conductor es: 

Resistencia eléctrica = Voltaje eléctrico dividido entre la intensidad de corriente

Gracias al color que despiden algunos conductores al paso de la corriente podemos obtener las resistencias usadas en las estufas de las cocinas, o las duchas o cualquier otra función de calor que nos sea útil. La resistencia de un conductor viene determinada por una propiedad de la sustancia que lo compone, conocida como conductividad, por la longitud por la superficie transversal del objeto, así como por la temperatura. A una temperatura dada, la resistencia es proporcional a la longitud del conductor e inversamente proporcional a su conductividad y a su superficie transversal. Generalmente, la resistencia de un material aumenta cuando crece la temperatura.

El término resistencia también se emplea cuando se obstaculiza el flujo de un fluido o el flujo de calor. El rozamiento crea resistencia al flujo de fluido en una tubería, y el aislamiento proporciona una resistencia térmica que reduce el flujo de calor desde una temperatura más alta a una más baja.

A esto debemos mecionar que:

La Resistividad eléctrica es la magnitud que mide la capacidad de un material para oponerse al flujo de una corriente eléctrica. También recibe el nombre de resistencia específica. Es la inversa de la conductividad eléctrica, σ. La resistividad se representa por r y se mide en ohmio·metro. La resistividad eléctrica de un material viene dada por la expresión R · S/l, donde R es la resistencia eléctrica del material, l la longitud y S la sección transversal. La experiencia demuestra que la resistividad de un buen conductor es del orden de 10-8 Ω·m.

La resistividad de cualquier metal depende de la temperatura. Excepto a temperaturas muy bajas, la resistividad varía casi linealmente con la temperatura. Existen muchos metales para los cuales la resistividad es cero por debajo de cierta temperatura, denominada temperatura crítica. Este fenómeno, superconductividad, fue descubierto en 1911 por el físico holandés Heike Kamerling Onnes. Para un metal puro y a una temperatura determinada, la resistividad es una propiedad característica, pero le afectan todos los tratamientos mecánicos y térmicos sufridos por el metal, así como las impurezas que contenga. En algunos metales, como el selenio, la resistividad disminuye cuando se iluminan fuertemente, lo que se aprovecha en la fabricación de células fotoeléctricas.  

 Artículos Relacionados
 ¿Te ha gustado Nuestro artículo?, por favor compartelo en tus redes sociales

Articulo Redactado por: 
Kilo tapias peralta Escobar

Soy el fundador de Corporación KRONOZ, he basado mi vida entera en los estudios, y eso me ha motivado a crear este Sitio Web, mis intenciones son las de cambiar nuestro futuro y así dar una libertad, y mejor condiciones de vida, a las futuras generaciones, ten presente que el tiempo solo es una ilusión, el pasado, presente y futuro, están pasando ahora mismo.

#kilotapias #EspacioHonduras #CorporaciónKronoz